Cartas de Indrani

Queridos amigos,

Este es un largo invierno de nieve aquí, en el Norte de España. Ha comenzado Abril, pero viajando desde León hacia Galicia, todavía se atraviesan puertos de montaña en los que la nieve cubre completamente el paisaje. Padornelo, Aciberos, Lubián, los bosques y las tierras, aparecen inmersos en el silencio blanco, en su paz inmaculada.

En un momento, al mirar por la ventanilla, el efecto de la nieve sobre un bosque de pinos casi me hace dar un respingo en el asiento del coche, ¡qué maravilla!, ¡qué precioso dibujo! La nieve hace cabecear las ramas de los árboles, y entre el blanco, como si se tratara de un tapiz de escamas, aparecen manchas verde oscuro de los pinos; una formación geométrica perfecta. La simetría de la plantación crea un diseño aritmético, y es sorprendentemente bella esta montaña matemática verde y blanca.

Continúo absorta en la blanca calma. Pero al descender A Canda, tras un repecho, ¿qué ha sucedido? La nieve desapareció de pronto, completamente, en un instante, y entramos en un mundo nuevo de pastos frescos, de pueblos despiertos, de robles y abedules retoñando; un mundo en el que palpita la vida.

Qué realidades tan diferentes; dos mundos totalmente distintos en unos pocos metros. Qué distintas son también las realidades de los seres humanos. No ya las debidas a las circunstancias creadas por el lugar geográfico, económico, social en que vivimos; sino qué diferente realidad interior.

Más allá de cualquier circunstancia externa, cada uno de nosotros vive una realidad, “su” realidad. Y es importante darse cuenta de ello. En nuestras relaciones con los demás, necesitamos salir de nosotros mismos y observar cuál es la realidad de los otros. Si somos capaces de ver cuál es su realidad, seremos mucho más capaces de comprenderlos.

Especialmente si tienes dificultades con alguna persona, no te atrincheres en tu bando, trata de salir de tu posición y sentir cuál es su realidad. Probablemente desde su lado contemplarás una situación muy distinta a la que se ve desde el tuyo. Su realidad presentará las cosas de una forma que tendrá muy poca relación con cómo las encaras tú.

Si eres capaz de entrar en sintonía con la realidad de los demás, te resultará fácil comprenderlos, incluso en aquellas cuestiones en que choquen contigo. Con la comprensión pasarás a percibir tal como ellos perciben, a sentir tal como ellos sienten. Su realidad vibrará dentro de ti y se convertirá en tu realidad. Y entonces se abrirá la puerta por la que enviarles amor.

Desde la comprensión del alma,

Indrani

RECIBE LOS MOMENTOS DE INSPIRACIÓN DE CADA MES POR EMAIL SUSCRIBIÉNDOTE AL BOLETÍN (ABAJO)