Cartas de Indrani

Om en el mar

¡De nuevo el mar! La bandera roja ¡¿otra vez?! No, tampoco hoy me lamento. De nuevo el mar y la bandera roja, y sin embargo ¡tan distinto del mar hace tres semanas!

Hoy es todo espuma, bucles y bucles de blanquísima espuma sucediéndose sin precipitación, respetándose, avanzando rítmicamente hacia nosotros. A lo lejos la extensa calma.

Hoy todo es espuma y sonido. El sonido perpetuo del mar, el sonido perpetuo de Dios que pocas veces escuchamos. Éste es el Om, el sonido cósmico interpretado por el mar para nosotros. Éste es el Amén, que en el mar se hace fácilmente audible, como dándonos una prueba, en alta voz, de que está con nosotros. Éste es el Confortador, que en el mar quiere ponerse a nuestro alcance humano. ¡Y cómo nos consuela, cómo nos reconforta el sonido del mar!

Con la repetición acompasada de las olas, ¡qué bien detenerse hoy, los pies en el agua, los rizos de espuma rompiendo en los tobillos, la blancura y el azul, la calma, el verde y el infinito! Detenerse y escuchar, permitir que nos impregne el sonido.

En la orilla, con los ojos cerrados, abandonada al sonido, mi Ser humano está con Dios. ¡Qué gran manifestación de Dios, el mar! Infinito a nuestra mirada humana, eterno a nuestra escala en su movimiento perpetuo, y siempre nuevo.

Cada bucle es nuevo. Un pequeño bucle comienza a formarse casi en la orilla y un magnífico bucle se alza en la distancia; una cascada verde cabalga sobre un encaje blanco. Desde mi Ser humano, éste es el contacto con Dios como dicha siempre nueva.

Hoy estoy en el mar, en la misma playa de Bayas. Dentro de dos horas cogeré un avión a Londres. Estoy aquí para coger ese avión que me llevará de vacaciones a Londres; la playa de Bayas está muy cerca del aeropuerto. Estando con Dios, ¡quién quiere irse a Londres! Mi almita, que escucha a Dios en el mar, me dice que no me vaya.

Un día oiremos a nuestra gran alma, que nos dirá que no dejemos el contacto con Dios, que no vayamos a ningún Londres, que no abandonemos Su dicha siempre nueva. Y lo haremos así.

En amistad divina,

Tyagi Indrani Cerdeira
 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN (ABAJO) Y TE ENVIAREMOS LOS MOMENTOS DE INSPIRACIÓN DE CADA MES POR EMAIL.