¿Cuál es la verdadera riqueza?


Cuántas veces hemos oído decir que el dinero es la raíz de todos los males. Este proverbio está basado, sin duda, en el hecho de que muchas personas imaginan erróneamente que el dinero ¡es la fuente de todo bien! <...>
Esa antigua máxima quizá debería corregirse para que dijera: "El amor al dinero es la raíz de todos los males".
Después de todo, el dinero no es dañino en sí mismo, como la dinamita no es dañina en sí misma. La dinamita puede utilizarse de forma consturctiva para abrir carreteras o destructiva para demoler edificios. Del mismo modo, el dinero puede utilizarse para cosas magníficas. Es la codicia humana la que con tanta frecuencia emplea el dinero en fines indeseables.
El dinero representa sencillamente un flujo de energía. El daño se produce cuando se ama el dinero y se acumula para nuestro propio beneficio. Pues al acumularlo se bloquea el flujo de energía. <...>
Desarrollar magnetismo para el dinero depende en gran medida de comprender cómo utilizarlo de forma adecuada.
Utilizar el dinero de forma adecuada depende de comprender que adquiriendo dinero no ponemos simples fuerzas materiales a nuestro favor; depende también, y quizá en mayor medida, de comprender que adquirir dinero no es una cuestión de suerte. Muy al contrario, nosotros atraemos el dinero. Del mismo modo, la incapacidad para conseguir dinero es en esencia un acto de repulsión por nuestra parte, sin duda inconsciente. Podemos apartarlo de nosotros incluso cuando imaginamos que estamos haciendo todo lo posible por conseguirlo.
Estos dos conceptos, aprender a atraer dinero y utilizarlo de forma adecuada, dependen por último de comprender cuáles son realmente nuestras necesidades, es decir, cuál es nuestro bien más elevado y el de los demás. <...>
¿Dónde está la riqueza? <...> En última instancia somos tan ricos o tan pobres como creemos serlo. La  riqueza no puede indentificarse con una cantidad fija. Si somos ricos mental o espiritualmente necesitamos muy pocas posesiones materiales para sentirnos totalmente satisfechos con la vida. Si, por el contrario, sólo consideramos nuestra riqueza en términos de bienes materiales, podemos sentirnos pobres incluso con cincuenta millones de dólares en nuestro haber, quizá únicamente porque un antiguo compañero de clase tiene noventa millones. <...>
Riqueza es conciencia de abundancia. Y porbreza conciencia de su falta. Riqueza y pobreza son estados mentales. Eres tan rico o tan pobre como crees serlo. <...>
El objetivo de este libro es ayudarte a atraer diniero de forma que esto no suponga una carga para tu paz mental, sino por el contrario una puerta de entrada a verdaderas oportunidades. Es ayudarte a comprender el uso adecuado del dinero, obteniendo los mayores beneficios posibles para ti y para los demás.

Swami Kriyananda "Magnetismo para el dinero"

RECIBE LOS CAPÍTULOS DE ESTE MÉTODO POR EMAIL SUSCRIBIÉNDOTE AL BOLETÍN (ABAJO)