Antes de  nada busca la seguirdad en tu interior


Las enseñanzas de Jesucristo estaban destinadas ante todo a la salvación del alma. No obstante, como la verdad es válida en cualquier nivel de la realidad, muchos de los conceptos establecidos por Jesús pueden aplicarse incluso a la vida humana ordinaria.
Tomemos por ejemplo el dicho: "A quien tiene se le dará y tendrá abundancia, pero a quien no tiene, aún aquello que tiene se le quitará" (Mateo 13:12). A primera vista ésta puede parecer una enseñanza injusta, en cualquier nivel que se aplique. Sin embargo, si pensamos en la abundancia como algo que atraemos, en vez de esperar que nos sea concedida por un destino caprichoso, como un beneficio incierto sobre el que no se tiene control, podemos ver que Jesús trataba el tema con un enfoque muy distinto.
Sencillamente estaba subrayando la importancia de nuestra responsabilidad en la búsqueda de la abundancia. En otras palabras, la abundancia es algo que tenemos que atraer. <...>
La conciencia de abundancia atrae abundancia. <...> La conciencia de pobreza, por su parte, atrae pobreza. <...>
Una piedra angular de las enseñanzas del gran maestro espiritual Paramhansa Yogananda, es el aforismo: A mayor fuerza de voluntad, mayor flujo de energía. La fuerza de voluntad es la encargada de dirigir la energía hacia el cuerpo, y desde el cuerpo hacia nuestros objetivos. Y el efecto que produzcan nuestras expectativas depende de la energía concentrada. <...>
De hecho la energía es el eslabón entre el cuerpo y la mente, entre la Conciencia divina y el universo material. <...>
Yogananda creó una serie de ejercicios físico-psíquicos para desarrollar la consciencia del flujo de la energía y controlarlo. <...>
Se puede acceder a este poder simplemente comprendiendo la influencia que la actitud correcta tiene sobre el flujo de la energía. Pues la energía no actúa sobre la materia sólo a través de los músculos. Emplea una fuerza magnética que está más allá de nuestro cuerpo para atraer aquello que deseamos o, si nuestras expectativas están cargadas negativamente, lo que no deseamos. <...>
Cuando deseamos que suceda algo, o deseamos atraer algo, el poder de nuestro pensamiento o voluntad proyecta un rayo de energía. A su vez la energía crea un campo magnético.
 Es esta fuerza magnética la que atrae el objeto de nuestras expectativas.
Así, para atraer dinero, debemos confiar en nuestro derecho a una parte de la abundancia universal. Y desde luego tenemos ese derecho, todos nosotros. <...>
Cuando tengas conciencia de vivir en la abundancia, entonces, como dijo Jesús, atraerás más abundancia.

Swami Kriyananda "Magnetismo para el dinero"

RECIBE LOS CAPÍTULOS DE ESTE MÉTODO POR EMAIL SUSCRIBIÉNDOTE AL BOLETÍN (ABAJO)