Cartas de Indrani

Comienza a caer la tarde, templada, serena. Sentada junto a la ventana, abierta de par en par, la atmósfera se inunda del canto de las cigarras en el prado. Gradualmente, el canto va pasando del prado a mi oído, del oído a mi interior; lo siento vibrando ya en mi espina dorsal y me abandono. De pronto, las notas agudas del carbonero; las cigarras callan un momento, esperando; el carbonero continúa ensimismado en su entonación y ellas, confiadas, reanudan su canto. De nuevo llena mi espina dorsal y mi frente. Su canto fluye como un río a su desembocadura en el entrecejo. Y mi corazón se va entonces al río Torío que se desliza un poco más lejos, al final de los prados y la chopera.

El Torío, tan familiar y querido, se convierte ahora en un río sagrado para mí. Tan simbólico como el Éufrates o el Ganges, el río de la vida que discurre por la espina dorsal.

“Me abro al flujo de la vida divina en mi interior”. María, una amiga-alumna, me dice que está practicando esta afirmación de Swami Kriyananda, y que siente su efecto transformador.

Un río sagrado, un río de gracia, discurre por nuestro interior. Discurre con fuerza, arrastrando nuestro ser a su paso si nos sumergimos en él, y al mismo tiempo, ¡qué dulcemente! Cómo sientes, cuando te dejas llevar en sus aguas, todo tu ser fluir hacia arriba, hacia arriba, hacia lo alto.

Antes de emprender cualquier tarea, concédete un instante para sumergirte en ese río. Con la espalda recta y los ojos cerrados mirando hacia arriba, ábrete a la gracia y permite que sea ella quien hable a través de ti, quien discurra por tus brazos y manos, quien forme tus pensamientos, quien guíe tus decisiones.

Abandónate a tu río sagrado, permítele discurrir por tu interior y comprobarás con qué fluidez brotan tus palabras, tus pensamientos, tus actos. Trata de no ser tú quien habla, quien piensa, quien actúa, y tu río sagrado interior te conducirá al océano de las respuestas, de la dicha, de la Verdad. Avanzarás con él hacia su desembocadura en el océano de la conciencia.

En el río sagrado del alma,

Indrani

RECIBE LOS MOMENTOS DE INSPIRACIÓN POR EMAIL SUSCRIBIÉNDOTE A NUESTRO BOLETÍN